A provechando que llega la primavera y “los pajarillos cantas y las flores se levantan” salimos ha hacer una sesion fotografia campestre. Falto la merienda para que fuera todo muy campestre, pero no nos importo por que estaba todo precioso.