Una bonita tarde de verano estuve con Marta, Miguel y su preciosa pequeña Carolina en el parque.  Se lo pasó bomba en los columpios, con esa energia inagotable que tienen los niños que nos funden las pilas  a los mayores. Que felicidad verlos disfrutar y reir a los pequeñajos.